LA GRAN OBRA




El masón debe desarrollar a lo largo de su vida el proceso alquímico que le transforme desde el hombre profano que fue hasta convertirse en el hombre iniciado al que debe aspirar. Este proceso está muy bien detallado en la alquimia y es la base de la Gran Obra que todo ser humano debería realizar si quiere transcender mas allá de las limitaciones tridimensionales que esclavizan a la mayoría de los seres humanos. Cada uno de estos procesos tiene además unas atribuciones relacionadas con una letra del alfabeto hebreo, una función, una dirección en el espacio, un tipo de inteligencia y una tribu de Israel. Existe además una relación intima con los procesos que un yogui realiza utilizando ciertas energías sutiles. (Extracto del libro)